Séptima Ciberbotillada

Parte del grupo de la 7ª Ciberbotillada
Seguro que aquél que decidió cocinar por primera vez el botillo, ponerle nombre, aroma, sabor y corazón, pensó en aquél momento que algún día se juntarían gentes venidas de muchas tierras para degustarlo y compartir mesa con un grupo de extraños que, gracias a este manjar, se convertirían en amigos al llegar a los postres.

Aquella visión, aquél sueño hoy tiene nombre propio, se llama Ciberbotillada y ya vamos por la séptima edición! Un año más Juanma G. Colinas (@juanmagcolinas), nuestro amigo Plumilla Berciano ha conseguido que este evento sea un éxito que ya se ha convertido en un clásico y una cita ineludible. En esta ocasión todo estuvo a nuestro favor. Un día estupendo, el tiempo acompañaba y el sitio para la celebración, La Moncloa de san Lázaro (@lamoncloabierzo) uno de los lugares con más encanto que conozco, donde los lugareños llevamos a comer a los amigos que visitan el Bierzo, sobre todo productos de la zona. Y si se nos hace tarde, nos quedamos a dormir en el hotel, a disfrutar de las actuaciones frente a la chimenea...

Las últimas campanadas

Todos los años, esta misma noche, antes de las campanadas, me asomo al balcón y allí lo veo, sentado en el banco del viejo puente del río. Un hombre atractivo, elegante… El agua fluye despacio bajo los arcos, sin prisa, como si quisiera detenerse y saludar al hombre.

Son casi las doce de la noche. En la calle vacía resuenan los ecos de villancicos lejanos, chocar de copas y besos sonoros de buena suerte. Siempre quise preguntarle… ¿Esperas a alguien?

Esta vez me armé de valor y me decidí a bajar y hablar con él.

Mi mesa de Navidad


Tengo a la pobre mesa desnuda. Este año todavía no sé de qué la voy a vestir. Apenas quedan unas horas para la cena de Nochebuena y no sé cómo ponerla...
Buscando en internet he encontrado al decorador Antonio Quilis, que me ha hecho 4 propuestas diferentes, y aún así no me decido, ¿Me ayudáis?

La curiosa historia de Justo Gallego

Uno de los primeros post que quise escribir cuando se me ocurrió la idea del blog es precisamente éste. Sobre algo que me impresionó gratamente y que quiero compartir con vosotros. Recomendaros su visita y disfrutar de esta inolvidable experiencia.

Hace algún tiempo tuve la oportunidad de visitar un lugar especial, incluso mágico me atrevo a decir. Cuando llegué hasta allí y pude contemplar aquella gran obra me quedé sorprendida por el tamaño y por la "aparentemente" belleza de su construcción. Tras deambular por el exterior finalmente de adentré en un sinfín de imperfecciones, de figuras deformes, de hierros retorcidos y enderezados, paredes desniveladas, ladrillos descompuestos que formaban torres erguidas sobre cubos de metal.

No obstante, a pesar de aquel aparente caos, de ese descontrol y de las innumerables chapuzas que saltaban a la vista (y no pretendían ser ocultadas), aquel lugar desprendía seguridad, energía, buen rollo y sobre todo orgullo. El de un hombre, Justo Gallego, que lleva más de 40 años construyendo él sólo esta majestuosa obra.

A Justo lo encontré trabajando (a sus 90 años). Todavía es capaz de subirse a la cúpula y alzar pesadas vigas de hierro con un peculiar sistema de poleas que él mismo ha inventado. Era la hora del almuerzo y mientras se comía una naranja, lo interrumpí para hacerme una foto con él, recordar siempre su hazaña, y mostrar mi admiración.

Ésta es su historia, la de su Catedral, con mayúsculas. Y quien mejor os la puede contar en uno de los colaboradores de Mi Divina Vanidad.

Bienvenidos!

Bienvenidos a esta ventana creativa!


Ventana que abro de par en par con la intención de que os coléis un poquito en mi mundo, en mi imaginación, en mis ilusiones...

Pero sobre todo quiero que seáis partícipes de todo ello. Quiero que os asoméis tras sus cristales, que la abráis, la cerréis o la dejéis entreabierta. Que coloquéis cortinas, visillos o estores del color que más os guste, porque ésta también es vuestra casa, y entre todos la vamos a decorar. Que invitéis a quien os plazca. Esta ventana no tiene candados ni cerraduras. Tal vez, como en esta primera imagen, tenga rejas. Pero no se trata de rejas que encierran o enclaustran. Estas rejas son simplemente un filtro, una criba para dejar salir y entrar lo que nos guste y nos provoque, nos incite a saltar (hacia adentro o hacia afuera).

Nuestra ventana es creativa, artística, poética, musical, colorida, sabia, aprendiz... ¿Me ayudas a seguir pintándola?

Salta conmigo!!

 

Salta conmigo!!! Salta a estas páginas, piérdete en sus rincones, recorre las callejuelas que hemos creado y descubre mil sorpresas...

Mi libro de cabecera...


Mi amiga Bego se ha lanzado a la aventura… Por fin!!! Al parecer se ha decidido a hacer un blog, a tener página web, fanpage y muchas cosas más…

Cuando yo comencé con TWRadiOnline en una de las primeras personas en las que pensé fue en ella. Conocía su forma de trabajar, lo meticulosa y perfeccionista que es, lo seria y responsable… pero también conocí  esa Bego alocada, divertida, aventurera, que quería conocer, aprender, demostrar, sorprender y ser sorprendida. Esa es la amiga que me ha pedido que colabore en su blog, (esa es la que creo que se ha lanzado a esta aventura) y que de vez en cuando escriba.

-          - ¿Qué escriba sobre qué? –pregunté.
-          - Lo que quieras! –me respondió emocionada.
-          - ¿Lo que quiera? ¿Estás segura? Mira que ya sabes que a mí a veces se me va la pinza…
-          - Precisamente…  Quiero que éste sea un espacio donde no haya límites, quiero una bonita locura.